Psicología Positiva

RESILIENCIA. COMO SUPERAR LAS ADVERSIDADES.

 

Nadie dijo que la vida fuera fácil. La pérdida de un ser querido, enfermedades complicadas, experiencias laborales difíciles, problemas graves de pareja, soledad o desempleo son algunas de las situaciones duras y adversas con las que  nos vamos a tener que enfrentar en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, no todos  reaccionamos de la misma forma ante estas adversidades.

Si nos refiriéramos a un objeto  diríamos que la resiliencia es la capacidad que  tiene este para volver a su estado inicial después de ser golpeado, hecho que depende de su flexibilidad y elasticidad. De forma análoga,

ser una persona con resiliencia o resiliente significa tener la capacidad de  afrontar esas situaciones traumáticas  e incluso poder salir fortalecido de ellas.

Esto no significa que no vayamos a sentir dolor. Son momentos duros, en los que inicialmente aparecen emociones fuertes, y aceptarlas a la vez que buscamos alternativas   nos ayudará a  seguir adelante. La capacidad de “resurgir de nuestras cenizas” no es exclusiva de unos pocos; la mayoría de los seres humanos pueden desarrollar la capacidad de ser resilientes. Yo misma he sido testigo de los numerosos esfuerzos individuales que han hecho muchas personas para reconstruir sus vidas.

                                                         shadow-multicolor-umbrella-woman-1890921311[1]

Entonces, ¿Qué características hacen qué algunas personas se recuperen antes de un colapso? ¿Qué habilidades utilizan las personas que después de recibir un golpe pueden superarlo e incluso salir reforzadas?

  • En primer lugar, son importantes los vínculos afectivos, las relaciones de cariño, tener a alguien en quién poder confiar y pasar tiempo con las personas queridas para recibir su apoyo.
  • Creer en nosotros, en lo que sabemos y en lo que podemos hacer. Tener sentido del humor y desarrollar una visión más positiva de nosotros mismos y de nuestras fortalezas puede también ayudarnos  a crecer.
  • Desarrollar un sentimiento de esperanza, pensando que en el futuro las cosas pueden cambiar.
  • Aprender del pasado centrándonos en experiencias en las que superamos situaciones difíciles. ¿Cómo pude superarlas? ¿Qué me ayudó a sentirme más esperanzado con respecto al futuro?
  • Ponernos nuevas metas y un plan para alcanzarlas, reconociéndonos los logros que vamos consiguiendo por muy pequeños que nos parezcan.
  • Y sobre todo, es clave tomar una situación adversa como un desafío del que se puede aprender.

    No podemos evitar que nos ocurran situaciones que nos generan dolor, pero sí podemos cambiar la forma en la que las interpretamos y reaccionamos ante ellas.

Recordemos que,  como dice el refranero popular:   NO HAY MAL QUE CIEN AÑOS DURE”.

FELICIDAD: REALIDAD O UTOPíA

Aunque creemos saberlo todo acerca de la felicidad, conseguir ese preciado tesoro no resulta nada fácil. Su búsqueda se ha convertido en  el objetivo fundamental para la mayoría de las personas a lo largo de la vida.

En el año 2013  la agencia Millward Bron  realizó una encuesta en España para evaluar qué factores consideramos claves para ser felices. Los resultados no se alejaron de la famosa trilogía popular:  “salud, dinero y amor”. Considerando el 36% de los encuestados la economía como factor principal, seguida de la salud (26% de los entrevistados) y el amor (25%).   

 Pero,  ¿ REALMENTE ES ESTO LO QUE NOS HACE FELICES ?:

–        Investigaciones de numerosos expertos muestran que:

Una vez que las necesidades básicas están cubiertas (alimento, higiene, vivienda…) no hay diferencias significativas entre personas que tienen un mayor nivel de ingresos y otras más pobres.

¿ Por qué ? Por la tendencia constante que tenemos a compararnos con los demás  y desear una situación superior a la que poseemos. Otra investigación que se realizó con personas que habían sido ganadoras en la lotería mostró como la felicidad extra que  aportaba el billete ganador desaparecía a los 12 meses de haber obtenido el premio.

–        Y aunque las encuestas también recogían que las personas casadas eran más felices, un estudio realizado en Alemania con 25.000 personas reveló que  casarse sólo eleva la percepción de felicidad transitoriamente. A los dos años la mayoría de la personas volvían a manifestar un nivel de bienestar igual al que tenían antes de haberse casado.

–         Respecto a  la  tercera creencia que atribuye a la salud la clave de la felicidad,  también existen estudios  que muestran cómo enfermos crónicos después de un tiempo de adaptación  recuperan la felicidad que tenían antes de que se les diagnosticara su enfermedad. Este hecho también se da en personas que han sufrido un accidente en el que han perdido una función importante (ceguera, invalidez..)

Autores como Sonja Lyubomissky y Edwar Diener, que han investigado la capacidad de adaptación del ser humano, concluyen que “las personas presentamos una gran adaptación a acontecimientos importantes de la vida ya sean positivos o negativos, volviendo después de un tiempo a recuperar el nivel de felicidad del que partíamos”. Sin embargo, se encontraron dos excepciones que requerían un tiempo de recuperación más largo: la muerte de un cónyuge y la pérdida de trabajo.

Estos resultados  nos llevan a afirmar que:

 La felicidad duradera no se consigue cuando se alcanzan determinadas circunstancias de la vida (casarse, alcanzar  mayor nivel adquisitivo..)

Entonces, ¿ QUÉ CLAVES NOS PUEDEN AYUDAR A SER MÁS FELICES?, ¿DÓNDE ESTÁ EL SECRETO DE LA FELICIDAD?

Desde la Psicología Positiva se recomiendan las siguientes estrategias:

    1. Practicar la gratitud: tomar conciencia y dar las gracias por las cosas positivas que vivimos diariamente (una sonrisa de un ser querido, una comida que nos gusta, un paseo agradable…)
    2. Cuidar las relaciones sociales: el sentirnos cerca de los demás y compartir nuestra vida nos ayuda a sobrellevar nuestras preocupaciones.
    3. Aumentar el pensamiento positivo:  hacer un análisis del pasado  que también incluya lo positivo  nos va a ayudar a tomar conciencia de las dificultades que hemos superado y que  podemos seguir superando en el futuro.
    4. Rechazar la comparación social y practicar la amabilidad.
    5. Mantenerse físicamente activo: el ejercicio físico aumenta la producción de endorfinas que nos ayudan a subir nuestro estado de ánimo y a prevenir  enfermedades.
    6. Tener objetivos y comprometerse con ellos.
    7. Sentido del humor , entendido  como la capacidad de darnos cuenta de las contradicciones y disonancias de una situación para poder reírnos de ella.
    8. Y aprender a manejar las dificultades y las adversidades: las personas que piensan que tienen control sobre sus vidas y que pueden hacer algo para minimizar el impacto de las adversidades, protegen más su bienestar que las personas que piensan que todo depende de su suerte.

                                                   

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies